miércoles, 29 de noviembre de 2017

Un sentimiento que sana heridas

Primero que todo vamos a definir que es un sentimiento. Según Wikipedia se refiere tanto a un estado de ánimo como también a una emoción conceptualizada que determina el estado de ánimo.

Dentro de los sentimientos más comunes encontramos: la euforia, la admiración, el afecto, el agrado, el optimismo, la gratitud, el amor, el enfado, la tristeza... Y es aquí en este punto en donde me atrevo a decir (y sé que ustedes también) que Junior es el papá de los sentimientos. 

Todos los sentimientos se reúnen en ese equipo que tanto amamos. 

Euforia: La que nos hizo sentir Giovanni Hernández en aquel inolvidable 3 a 3. 

Admiración: La que cada uno de nosotros le profesa a Carlos Valderrama cada que se expresa. No importa el lenguaje, todos callamos, escuchamos y aplaudimos.

Afecto: El que sentimos los colores. Esos rojo y blanco que nos hacen indefensos y a la vez nos hacen guerreros cuando llega la hora de como hinchas defenderlos.

Agrado: El saber que este semestre tenemos ya un título y estamos muy cerca de lograr hacer historia con dos copas más.

Optimismo: El que tenemos para esta noche. No, no lo confundimos con triunfalismo. Simplemente sabemos que tenemos un gran equipo y que esos jugadores pueden perder, pero siempre dejando todo en la cancha. 

Gratitud: La que debemos sentir con Julio Comesaña. Muchas veces puteado, muchas veces insultado, pero a la larga, es nuestro DT más ganador y el que siempre ha estado ahí, incondicional para Junior y para nosotros. Es la foto que más sueno, abrazando a ese señor hermoso que nos hizo llorar a todos luego de quedar campeón de la Copa Águila. 

Amor: Lo que inspira Junior, el metropolitano, Micaela... Toda la linda historia construida con sacrificio, sin sangre y sin drogas. Es un orgullo completo y se comprueba porque aun estando en sus peores momentos, es una imperiosa necesidad nuestra el verle jugar. 

Enfado: Los jugadores que llegan a "robar". Esos a los que se les da una bienvenida esperanzadora y pagan con ron y fiestas. 

Tristeza: Los títulos perdidos. En mi caso hablo muy especialmente del título del 2009. Es una tristeza que aún no sana del todo. Que en este diciembre podría desaparecer. 

No importan los problemas mis llaves. No importa si es un tema amoroso, laboral, no importa si una enfermedad nos agobia a nosotros o a un familiar, no importan las deudas, nada de eso importa cuando de Junior se trata... Son 90 minutos (o más si incluimos las previas y los post), en los que un SENTIMIENTO LLAMADO JUNIOR nos extrae del mundo real y nos sumerge en una infinita felicidad o en un dolor soportable, pero en ambos casos, nos da una voz de aliento inimaginable.


Se viene el mejor diciembre de todos los tiempos. 





jueves, 2 de junio de 2016

La hinchada que no aprende

19.061 aficionados en el Metropolitano. Dato oficial entregado por Junior. Aunque por lo que me han dicho muchos hinchas, parecía mucho menos que eso. 

Particularmente me esperaba mínimo 30.000 hinchas. Vamos, estamos jugando cuartos de final que no es cualquier cosa. Hicimos 37 puntos que no son poca cosa. Nos clasificamos con anticipación y sin dificultades. Sebastián Viera y su defensa sacaron el arco en cero en 8 oportunidades. Vladimir Hernández peleando en la tabla de goleadores. Había muchas razones para asistir en masa al Coloso de la Ciudadela. 

Sin embargo me tocó ver a muchísimos (no fueron pocos) "hinchas" resignados con el equipo. Quejándose en masa de Alexis porque no arriesga, de  Toloza porque no define, de Ovelar porque está fuera de forma y dando al equipo como eliminado simplemente porque no quedó entre los 4 primeros. 

El triunfo de anoche no define nada pelaos. En Bogotá el equipo debe salir a matarse, a quedarse sin pulmones, a dar la vida. La serie está viva y muy abierta pero se consiguieron dos objetivos importantes:

1. Dos goles de diferencia que no son poco y que con inteligencia y muchos huevos, nos alcanzaran para clasificar

2. Abofetear a esos hinchas incrédulos. Papi, a JUNIOR TIENES QUE MATARLO. Nunca una frase había sido tan certera. A Junior se le debe querer y amar siempre muy a pesar de si los jugadores o los directivos son de nuestro agrado o no. Cuando elegimos un equipo de fútbol, lo hacemos por amor a sus colores, eso es algo que nunca debemos olvidar. 

Felicito enormemente a los HINCHAS que fueron anoche al Metropolitano. Que golazo les regaló Viera, que cierres les regaló Alexis, que ganas les regaló Juan Guillermo, que enjundia les regaló Jarlan, que entrega les regaló Vladimir... Que partidazo les regalaron TODOS. Incluido Toloza que sin querer queriendo hizo una asistencia. 

A varios de ellos les recriminé y en ocasiones los insulté. Pero desde antes del juego de anoche, me decidí a apoyarlos a todos. Y es que es en este preciso momento, en el que debemos ir todos juntos de la mano (Directivos, hinchas, jugadores, prensa...). El titulo está ahí no más. 

Junior nos da lecciones seguidas... Las más sonadas en 1980, en 1993, en 2004, en 2011 por poner solo unos cuantos ejemplos. La pregunta es por qué no aprendemos? 

PD. Capítulo aparte merece el golazo de Viera. Ayer en la tarde y por cosas de la vida le pregunté al capitán con palabras textuales lo siguiente: "Yo sé que ud le pega bien a los tiros libres... Pq nunca se anima en un partido oficial". 

Viera me responde: "Porque hace tiempo que no me queda de donde me gusta". 

Yo le contesto: "Anímese hoy... Éxitos esta noche para todos los muchachos". 

Les comparto esta historia, porque desde que vi que Viera le quería pegar, sabía que esa pelota iba a entrar. El gol y el talento es de él pero yo sentí que un poquito de ese gol era mío. Un regalazo de Dios. 

Vamos a Bogotá todos juntos de la mano... Vamos que vamos

@insolado


jueves, 28 de abril de 2016

Añoranza. 1985.

En 1985 llega a Junior el entrenador Roberto Marcos Saporiti. Llegaba con el rotulo de campeón Metropolitano en 1984 con el club Argentinos Juniors.

Saporiti es ampliamente recordado por veteranos hinchas de Junior por 2 razones fundamentales. La primera su enardecida pugna verbal con Edgar Perea, propiciada casi siempre por el inmortal narrador y la segunda por darle amplia cabida a jugadores jóvenes entre los cuales se destacan Alexis Mendoza, Javier Castell y un Wilson Pérez quien debutó a los 16 años. 

Pero no me quiero centrar en Saporiti a quien ustedes pueden saludar en Twitter al @robertosaporit4. Me centraré en un jugador que Saporiti trajo a Junior. Roberto Gasparini (@Pato_Gasparini), primer jugador en marcar 3 goles de tiro libre en un partido del FPC.

Quiero que a través de una pequeña entrevista, nos traslademos a ese pedacito de la historia de Junior. Hace ya 35 años. 

@insolado: Don Roberto, como llegó a Junior? Quien lo llevó a Barranquilla? 

Gasparini: Llegue de la mano de Roberto Saporiti que me invito a jugar al Junior cuando él fue contratado como director técnico

@insolado: Quien era su socio en el equipo. Además de usted, quien era el crack de Junior? 

Gasparini: Habían grandes jugadores pero con Carlos Ischia nos entendíamos muy bien

@Insolado: Goleaban mucho. Ese año Junior goleó a Quindío 7x1, a Cúcuta 6x0 y a Medellín 6x4. A que se debía?? 

Gasparini: El equipo siempre salía a presionar al rival especialmente de local y eso hacía más fácil llegar al gol porque cuando quitábamos el balón estábamos cerca del área rival y aparte porque teníamos muchas variantes para convertir goles.

@insolado: Hábleme de los 3 goles de tiro libre en el mismo partido. Como fueron? Había tanto poder mediático como ahora?

Gasparini: Fue contra Millonarios, ganamos 4 a 0. Fueron los dos primeros en el primer tiempo a Vivalda y el tercero fue en el segundo tiempo a otro arquero porque en la jugada que ocasionó la infracción fue expulsado Vivalda. El tercer gol del partido algunos medios me lo dieron a mí y otros a William Rico porque también fue un tiro libre especie de centro que paso entre muchos cabeceadores.


@insolado: Que recuerda de Alexis Mendoza, actual DT de Junior? 

Gasparini: Lo hizo debutar Saporiti ese año en lugar de Miranda y respondió muy bien tanto que le quitó el puesto, un excelente defensor con técnica y mucha velocidad y muy buena persona.

@insolado: A qué se dedica Roberto? 

Gasparini:  Soy técnico pero no ejerzo la profesión, dirigí algunos equipos en Cordoba pero no más.

@insolado: Me podría describir de forma breve a los siguientes jugadores: 

Gasparini: 

Dulio Miranda: Un prócer en Junior, ese año perdió el puesto pero era muy respetado por los rivales.
Patón Bauza:  El caudillo del equipo. 
Carlos ischia:  El motor del equipo. Con una vitalidad que contagiaba.
William Rico:  Excelente puntero con velocidad y capacidad de desborde. 

Jesús Barrios: Era delantero con buen juego aéreo y mucha capacidad de aguante de pelota.

Roberto Daniel también apodado el "pato" o el "fantasma" se despide así: "Si ves a algún jugador de Junior de esa época dale mis saludos. Te mando un abrazo y estamos en contacto porque me debo un viaje a Barranquilla para recordar tan hermoso año que pase.

Espero de forma breve haberlos llevados a ese 1985 donde Junior peleó titulo y se enfrentó a lo de siempre. Como bien lo dijo Saporiti en una reciente entrevista para El Heraldo: 

¿Qué pasó con América en la final? Era duro ganar en Cali en esa época…
Imagínese todas las cosas que a uno le van comentando y uno no cree, pero después, en el campo de juego, me demostraron todo lo contrario. El árbitro tuvo algunas equivocaciones que hay que respetar. El autor del gol, no miento, estaba 10 metros adelantado. Era un fuera de lugar evidente. Hasta ese gol el partido era parejo. Estábamos jugando mejor nosotros.
Un abrazo de gol. 

lunes, 11 de mayo de 2015

El hincha bipolar

Estamos ante un mal que podría ser sudamericano, pero que en Colombia cada vez se evidencia más y más. El hincha bipolar. Ese que cada que su equipo mete un gol o gana un partido, es el hincha que más apoya, el hincha fiel y ejemplar que siempre ha creído en su equipo. 

Para hablar con ejemplos concretos, es el hincha más feliz del mundo después de un Junior 4 vs 0 Jaguares, o después de empatarle a Nacional y ganarle a Medellín, en el Atanasio. 

Lo malo es que ese orgullo y felicidad solo les dura 8 días. Si en la próxima fecha Junior empata con Envigado o con Pasto o pierde con Huila se convierten en "Hulk" literalmente. No miden su furia y lo hacen saber a través de redes sociales (Twitter y Facebook las preferidas). 

Palabras de grueso calibre contra jugadores que han tenido una buena regularidad como Andres Felipe Correa, insultos contra el DT del equipo (olvidando que es toda una gloria para la institución) y eternas peleas sobre quien es mejor hincha que el otro. 

En un partido alaban a Viera hasta más no poder y en el otro por un error en la salida del excelente portero, lo satanizan y piden su salida del equipo. Salen buenos estos queridos hinchas. 

He llegado a la conclusión (lógica y obvia) de que nadie es más hincha que nadie. Al momento en que le queda una pelota al delantero de turno todos nos paramos del asiento (ya sea en el estadio o en la casa), contenemos la respiración y gritamos profundamente GOL mucho antes de que la pelota bese la red. 

Pero también es fácil concluir que Junior no tiene hinchas sinceros. Al finalizar el partido con Huila leí a un amigo twittero afirmando que ya Junior estaba eliminado. Otro decía que era mejor no entrar a las finales. Otro decía que Alexis era un brutazo. 

Amigos, el fútbol es impredecible. O acaso no recuerdan la final del 93 en la que el DIM ya estaba celebrando y el "Nene" les aguo la fiesta. O acaso no recuerdan el gol de Ribonetto. O acaso no recuerdan cuando todo el país daba por hecho que habría final capitalina y menospreciaron el poder del equipo tiburón. 

Junior nunca gana en ese frío tan (inserte la grosería de su preferencia) me dijo un amigo. Yo les digo que confío plenamente en Viera, en Velez, en Correa, en Tesillo, en Cuellar, en Mac, en Toloza si vuelve, o en el que le toque salir a jugar. Confío en ellos, porque ellos son JUNIOR. Mi equipo.

Yo no soy enemigo de las críticas. El que las quiera hacer que las haga, pero mientras existan opciones para clasificar, amigos, dediquémonos a apoyar. 

Gracias,

@insolado

jueves, 22 de enero de 2015

Si somos hinchas, por qué no lo demostramos?

Todo hincha de Junior se siente orgulloso de su equipo. Y como no?, son 90 años con una historia inmensa, maravillosa y llena de mucha magia. 

Junior viajó en representación de Colombia a la primera edición del Campeonato Sudamericano (lo que conocemos hoy en día como copa América). Era el mejor equipo del país y por tal motivo la Adefútbol le asigno la responsabilidad de representar a la nación. Junior solo tenía jugadores colombianos, entre ellos a los dos mejores de la época: Roberto Meléndez y Romelio Martinez.

Como olvidar que en Junior jugaron dos de los más grandes jugadores de la historia del fútbol de Brasil. El gran y polémico Heleno y el majestuoso Dida. 

Como olvidar nuestro primer título de la mano de Verón, que no solo jugaba sino que también dirigía. 

Como olvidar que dimos vueltas olímpicas en Cali, Bogotá y Medellín. Si, los amargamos.

Como olvidar los títulos de 1993 y de 2004, denominados por los expertos como los más sufridos y disputados de la historia del fútbol colombiano.

Como olvidar que cuando el DIM celebraba con collares de arepas, un muchacho de apenas 20 años eludía a Oscar Córdoba y hacia que centenares de hinchas invadieran la grama del templo del fútbol. 

Como olvidar el gol de Ribonetto... Ese gol que hizo que el alma volviera a nuestro cuerpo. 

Como olvidar la magia de Didi, de Carlos Valderrama, de Uribe, de Ferreira, de Pacheco, de Omar Pérez, de Marquinho, de Giovanni Hernández. Como olvidar los goles de Iván Rene, de Montesinos, de "Triofilo" o del gran Carlitos Bacca. 

Como olvidar que en la historia reciente fuimos finalistas en 2009, campeones en 2010 y 2011 y finalistas nuevamente en 2014. 

Como olvidar los grandes momentos que uno pasa en el estadio. Junior, amigos, emoción, nervios, desahogo. Como describir esos segundos después de ver un gol de Junior. Segundos en los que te abrazas con el primero que se atraviese así sea un desconocido. 

Y si Junior nos ha brindado tantas alegrías, por qué no retribuirle todos comparando el abono? 

Como decía el finado Diaz, se las dejo ahí. 

PD. 1 Yo ya pagué mi abono y vivo en Barrancabermeja. Lo pagué porque amo al tiburón, porque amo esos colores y porque siempre voy a querer lo mejor para el rojiblanco. 


PD. 2 No me importa si llega o no llega otra contratación, Somos hinchas de Junior. 

jueves, 10 de julio de 2014

Argentina lo debe ganar!!!

Llegamos nuevamente a la conclusión de una copa del mundo. Un triste momento teniendo en cuenta que vivimos partidos espectaculares y teniendo en cuenta que solo hasta dentro de 4 años volveremos a vivir esta gran emoción. 

Llegaron a la final, a mi parecer, dos dignos finalistas. Alemania fuerte, potente y poderosa, pero que se vio con complicaciones cuando enfrentó a Ghana, Estados Unidos y Argelia. Por el otro lado esta Argentina que viene de menos a más. 

A continuación y brevemente explicare porque desde mi óptica, Argentina debe ganar el mundial de fútbol: 

1. Un equipo europeo NUNCA ha ganado un mundial en suelo americano. Caso contrario, Brasil en 1958 irrespetó al viejo continente.

2. Ganando el mundial Argentina, Sudamérica igualaría en mundiales a Europa. Brasil (5), Argentina (3) y Uruguay (2) contra Italia (4), Alemania (3), Francia, España e Inglaterra con un título cada uno. Quedaría cada uno con 10 mundiales!!!

3. Para nadie es un secreto que además de su maravilloso fútbol y de su sobrenatural talento, Pele, Maradona y Zidane están un escalón por encima de todos. Y ese escalón entre otras cosas, lo da la copa del mundo. Es tal vez el escalón que le falta a Lionel Messi para alcanzar la cima de una maravillosa carrera llena de magia y talento?... Espero q saquen sus propias conclusiones estimados lectores. 

4. Algunos dicen que NO quieren que Argentina sea campeón porque ellos son "crecidos", "petulantes" y "engreídos". Yo, a esas personas les respondo que esa es la naturaleza del ser humano, no solo del argentino. Los argentinos sacan pecho por los títulos mundiales, por Maradona y por Messi y con razón!!! Cuando James Rodriguez hizo el hasta hoy mejor gol del mundial, TODA COLOMBIA SACO PECHO... Y aún estamos engreídos y orgullosos porque hoy por hoy es el goleador. 

Seguramente hay más razones, como por ejemplo el hecho de tratar tan bien a nuestros futbolistas en su liga, Ángel, Serna, Falcao, Bermúdez, Córdoba, Balanta, Teo, Carbonero, Moreno, Yepes y muchos más han sido idolatrados allá.


Que otras se le ocurren a ustedes para preferir que se gane la copa Argentina??

Pedro Cantero
@insolado

domingo, 20 de abril de 2014

Carta abierta a Pekerman

Primero que todo, estimado señor Pekerman, quiero darle las gracias por la clasificación al mundial luego de 15 años de abstinencia. Fueron 3 mundiales en los que solo los futboleros llenábamos el álbum de panini. En el de este año hasta mi tía la solterona lo está llenando. 

Quiero agradecerle porque gracias a usted la palabra rosca desapareció de nuestro lenguaje diario. Ya no tenemos que soportar a los Rodallegas, a los Dorlan o a los adrianchos y si nos remontamos a épocas un poco más lejanas, a hijos del chiqui o a barrabaces... Que de una u otra manera causaban una división tremenda. 

Ahora, cuando estamos clasificados en vez de unirnos en torno a esta gran selección, nos estamos dividiendo porque algunos quieren que a la selección llegue Dayro y Ramos. El primero de gran campaña en Millonarios y el segundo de gran campaña en Alemania. 

Es por este motivo que vuelvo y le doy las gracias. GRACIAS porque usted y su grupo de trabajo es quien elige a los jugadores, quien elige las formaciones y demás. Gracias porque los técnicos anteriores se dejaban influenciar de la prensa y de la afición. Gracias y mil gracias más. 

Le ruego que nos disculpe este hediondo regionalismo que nos embarga. Es triste ver como los costeños destrozan a Stefan Medina por dos malos partidos e igual de triste es ver como los cachacos esperan pacientemente a que Teófilo haga algo para caerle encima sin compasión. 

Extrañamente cada región defiende ¨lo suyo¨ sin darse cuenta que todos somos COLOMBIA. 

Le pido disculpas de antemano profe. Don José, no quisiera estar en sus zapatos. Si por alguna razón nos llega a ir mal en el mundial (y tenemos 3 duros rivales), a usted lo criticaran. Le dirán que por qué llevó al complicado de Teo,  que por qué llevó a Macnelly si estaba en un fútbol en el que no lo ve ni su madre y como no, le reprocharan por no haber llevado a Dayro. 

Espero de corazón que esto no suceda y que lleguemos lejos en el mundial. Equipo tenemos. Ospina, Armero, Zuñiga (por quien todos estamos orando), Aldo, Macnelly, James, Teo y el estupendo momento de Bacca y Cuadrado permiten que este, su hincha y servidor, se ilusione con estar dentro de los 4 mejores equipos del mundo. 


Pero si nos sacan en primera ronda, créame que me pondré en pie y aplaudiré con fuerzas. Gracias Don José. Considérese un colombiano más.